de Cabreos y Devaneos

Cada semana, un nuevo artículo

LA OSCURA CAJA B


Pago en efectivo (moneda en efectivo). De euros en un sobre.A finales de los ochenta, cuando todavía se hablaba en pesetas y el euro ya rondaba por las cabezas de los más listos, tuve mi primer encuentro profesional con el dinero bajo mano. Por aquel entonces, yo era un sencillo administrativo al que desgraciadamente nunca le correspondía el sobre; y digo esto porque ya me hubiese gustado ser otra clase de actor en las circunstancias y recogerlos en vez de entregarlos. Porque seamos francos: A quien de ustedes le amarga un dulce por más “chocolate” que lleve escondido? Mucho me temo que a casi nadie.

En la empresa privada, la praxis fraudulenta de deslizar dinero negro de mano empleadora a mano trabajadora no deja de ser un problema de conciencia y muchas veces, de conveniencia mutua en regatear la ley. En general, hemos aceptado durante décadas que las horas extraordinarias, los pluriempleos y las comisiones comerciales, hayan sido apuntes contables sobre cubitos de hielo en la caja B y por descontado, nadie ha puesto nunca el grito en el cielo por ello.

El problema serio y que nos atañe a todos de manera mucho más virulenta, es cuando uno de los sacerdotes de este ritual egipcio al Dios Ptah forma parte de la administración pública, y en ella incluyo a los partidos políticos y su oscura financiación, porque a fin de cuentas y en su alternancia en el tiempo, todos han ido llenando su saca tanto a la izquierda como a la derecha del plato.

A estas alturas, a nadie escapa que los veintidós millones de euros que escondía en Suiza el ínclito ex –tesorero del PP, provenían de presuntas comisiones ilegales que multitud de empresas ofrecían como dación en pago por adjudicaciones más o menos diáfanas, de obras y servicios.

El funcionamiento era y sigue siendo bien sencillo: si esta obra o servicio vale diez, al ministerio le facturas doce y el diferencial me lo traes al despacho en humildes bolsas de basura, que ya me encargaré yo de tenerlas a buen recaudo o repartirlas de la manera más conveniente.

En el caso que nos ocupa y para el ciudadano de a pie, el reparto de la pasta debiera ser secundario y sin embargo, es lo que más “sobre-coge” por el posible nombre y cargo de los destinatarios. Y digo secundario porque lo verdaderamente importante de todo este asunto es conocer quiénes han sido los corruptos que nos han robado el dinero a manos llenas. Que seguramente son los mismos que ahora se lo reparten, no lo dudo, pero empecemos por atajar el problema desde el principio con una osada ley de trasparencia, porque si no es así, difícilmente vamos a conocer nunca la realidad del final.

Y que hay entre medias? Nada, sencillamente no hay ni habrá nada por muchas auditorías que nos quieran vender a boca llena. Las internas dicen que durarán un año, lo suficiente para diluir en el sumidero lo que convenga. Y más tarde las externas, que no tendrán más remedio que revisar apuntes contables legales, porque no se engañen, nadie les va a dar los libros de la oscura caja B ni los recibís firmados por los agraciados.

Y así están los presuntos ladrones de exultantes, con la certeza absoluta de que nadie se irá de la lengua y la confianza en que un defecto de forma dé al traste con las investigaciones.

Qué lejos han quedado aquellos románticos días en que los sobres bajo mano se recogían a cambio de producciones y trabajo. Me cachis…

© Vicente Puchol Mora 2013.

icono_pdf-16x16   Descarga e imprime en PDF  La oscura caja B

Anuncios

enero 23, 2013 - Posted by | Cabreos

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: