de Cabreos y Devaneos

Cada semana, un nuevo artículo

SALVAOS VOSOTROS !!

Si hubiéramos sido ese albatros, que perdido y desorientado vagaba por el mundo confundiendo hemisferios; o aquel pez, que por despistado y absorto terminó inútilmente en su pico, tal vez podríamos contar ahora lo que sucedió en el cayuco que rumbo a la prosperidad de Lampedusa, partió de Trípoli con setenta y dos inmigrantes y termino su periplo cerca de donde había partido, después de dieciséis días a la deriva, con once supervivientes a bordo, y sesenta y un muertos derramados por la borda.
No era la primera vez que nuestro albatros veía cuerpos hinchados y esparcidos en alta mar, pero también era cierto que siempre había sido tras violentos temporales en los que el hombre, a bordo de pateras sinuosas, apenas podía defenderse de los elementos. No ocurría así cuando avistaba un gran navío, fuerte y poderoso como él, capaz de hacer frente al embravecido oleaje y a la tormenta más violenta, por eso, le pareció inverosímil que el portaaviones pasará de largo sin apenas inmutarse ante los gritos desesperados de los hombres, mujeres y niños de la barcaza. Entre unos y otros, cuatrocientos metros de mar en calma y un sol de justicia apenas roto por una nube olvidada, pero el hambre y la sed eran muchos; de la gasolina y las fuerzas, apenas quedaba nada. Sigue leyendo

mayo 16, 2011 Posted by | Cabreos | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: