de Cabreos y Devaneos

Cada semana, un nuevo artículo

VAGOS Y MALEANTES

Allá por el año treinta y tres, bajo los auspicios de la segunda República, se promulgó una ley que reprimía vigorosamente la práctica de la mendicidad, el proxenetismo, y la picaresca propia de los rufianes habituales que sin más oficio ni beneficio, pululaban por las callejuelas de las grandes ciudades allende el control del gobierno socialista de turno. La aplicación arbitraria de esa ley y la ambigüedad con que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado podían considerar a una persona como gentuza de mal vivir; confería al mandamás municipal  un ilimitado poder frente a la fauna sin techo de la época, que parece haber abierto en el presente, los ojos siempre retrospectivos del ínclito alcalde de Madrid.

Cierto es que esta desafortunada ley, fue aprovechada y ampliada por el régimen franquista con la inclusión de los homosexuales en el paquete de los desechos; ya se sabe que siendo el dueño de la pastelería, a nadie puede amargarle un dulce, y como no podía ser de otra manera, ha tenido que llegar un hijo del régimen, de aquellos a los que no les hacía falta relamerse frente al escaparate porque  podía entrar sin miedo y zamparse por las buenas el pastel, el que diera un primer paso para reclamar del gobierno central Sigue leyendo

abril 16, 2011 Posted by | Cabreos | 4 comentarios

   

A %d blogueros les gusta esto: