de Cabreos y Devaneos

Cada semana, un nuevo artículo

LAS CARTAS SOBRE LA MESA


No, si al final van a decir que hacen una gran labor social, como la Once; o que sus consejos están cargados de dosis terapéuticas, tan necesarias en nuestros días como lo han venido siendo desde que el mundo es mundo y al primer homo sapiens se le ocurrió pedir opinión a otro ser vivo de su misma especie.
Es realmente triste. Triste y humano, oír como personas en la medianía de la edad, preferentemente mujeres – y sobre este afirmación podríamos hablar largo y tendido sin caer en la demagogia del machismo – las que llaman diariamente a todos y cada uno de los programas de tarot, videncia y consulta astral, que pululan por las radios y televisiones sin el aparente control gubernamental después de haber desbancado de la parrilla a los fraudulentos juegos de llama y gana.

He utilizado un vocablo de aflicción porque es el sentimiento que se apodera de mis entrañas cuando pienso en el dinero que reporta a estos individuos cada llamada telefónica, en directo o en privado, que salen del bolsillo maltrecho de aquellas personas que se agarran a un clavo ardiendo para escuchar lo que necesitan oír y que al parecer, nadie salvo las cartas o los oráculos, pueden decirles. El efecto balsámico que para el alma buscan los interesados cuando teclean el número de estos sinvergüenzas, y aquí es donde verdaderamente se agrede al lado humano de las víctimas – hay que llamarlas así – lo consiguen a base de palabrería chabacana sin base científica alguna.
Es muy fácil de decir, lo sé, pero mejor sería abrir el jarro del desconsuelo ante un amigo o amiga esperando que vierta en él los remedios para nuestra angustia, que escuchar a la pitonisa decir las bobadas que se le ocurran. Y aunque al final, solo consigamos llenarlo con frases de placebo, tendremos de entrada la fortuna de que nos saldrá gratis; o como mucho, no más de lo que cuesta una taza de té, que es bien sabido que en la borra, también se puede leer el futuro.

Por lo general, todas las consultas comienzan de igual forma: Acuario, Piscis o Libra, llaman desde Madrid, Granada o Albacete y quieren conocer por boca de la iluminada, lo que las cartas y el destino le prometen para el futuro. Tal vez sea un consejo de amor, la disquisición sobre una enfermedad, el futuro por el trabajo o la varita de la Diosa fortuna; qué más da.
Lo cierto es que mientras la tarotista – que salvo contadas excepciones, también es mujer – baraja las cartas durante no menos de tres minutos, aprovecha esos pasos de contador para sonsacar mediante preguntas generales estudiadas meticulosamente, todo aquello que su interlocutora necesita oír y que las cartas, sin duda, tardarán un poquito más de la cuenta, en revelarle.
Es curioso observar también, los giros y cambios caprichosos en la interpretación de las cartas que se van produciendo durante la sesión en función de las afirmaciones o negaciones de las víctimas. Todo valdrá para convencerlas poco a poco de que necesita muchas más sesiones – esta vez privadas – con las que consigan liberarse de su congojas.
Finalmente, cuando la pitonisa ve agotadas las posibilidades de seguir explotando el filón que tiene en directo, o le avisan de que llamadas frescas aguardan en espera, todavía es capaz de regalar a su interlocutora con el descubrimiento de un par de guías espirituales que le orientarán y aconsejarán cuando no puedan disponer de un buen teléfono a mano.

Un sacadineros, una auténtica estafa que toleramos abiertamente en las televisiones y que debiéramos empezar a erradicar de manera inmediata antes de que este loco mundo, pierda el juicio y termine colgado en la torre.

© Vicente Puchol Mora 2011.

LAS CARTAS SOBRE LA MESA (PDF)

Anuncios

febrero 27, 2011 - Posted by | Cabreos

4 comentarios »

  1. Hay profesionales del tarot de los que te puedes fiar y que nunca te engañan, seguramente es porque tampoco cobran. Todos los demás, son unos sinvegüenzas.
    Alvaro

    Comentario por Alvaro | febrero 27, 2011

  2. Tan terapeútico como tantos y tantos programas que absorben la poca sesera que les queda a muchos tele-“videntes”, entre culebrones, gran-hermanos, chulos y princesas de barrio. Así nos luce el pelo, cada día más bruticos!!!. Es el reflejo de lo que la mayoría de nuestra sociedad reclama y clama con ahínco. Ya lo estamos lamentando. Los estafadores ya no se molestan en quitar de la mesa las cartas marcadas.

    Comentario por MARGA | marzo 1, 2011

  3. Cada día agradezco más no sé si a Dios, a mis ovarios o al esperma de mi contrario que haya sido capaz de engendrar a mi hija porque, entra el sinfín de cosas que con ella aprendo cada día, me ha dado la oportunidad de mantenerme al margen de la televisión o, como mucho, limitarme a los programas indicados para su edad, dos años, bastante más cultos, interesantes y nutridos que muchos de los que pueblan nuestros canales públicos y privados.

    Comentario por soniagrua | marzo 1, 2011

  4. Bueno es ciero que hay mucho fraude sobre el tema,

    Tambien es cierto que hay gente que tiene un don especial que los demás no nos podemos explicar pero lo tienen, en estos asustos las personas que realmente son autenticas mueven energias,

    Y yo creo en la energia porque en el universo todo es energia, nosotros somos energia, y en eso si que creo desde luego.

    Un saludo Francis

    Comentario por Francis Deusa | marzo 2, 2011


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: