de Cabreos y Devaneos

INCRÉDULOS EGIPCIOS


Incrédulos egipcios, ¿Acaso creíais que no ibais a poder derrocar a Mubarak después de treinta años en el poder con la sola fuerza de la voluntad y el hambre? Si por pura desesperanza no erais capaces de ver más allá de vuestras propias narices, es que todos aquellos hijos del pueblo que gritabais a voz en cuello desde la plaza Tahrir el pasado jueves, habéis estado apartados del mundo durante décadas y desconocíais hasta donde pueden llegar las garras occidentales cuando ven temblar los cimientos de su economía por el atrincheramiento cerril de un pseudo-faraón amortizado. Las revueltas civiles sin derramamiento de sangre en pleno siglo XXI, no solo son posibles sino que además, son absolutamente necesarias en aquellos países donde la tiranía del poder mata de hambre a su propio pueblo. Ya ocurrió con Túnez, un país que aparte del turismo, poco o nada tenía que vender al resto del mundo. Pero el caso de Egipto es distinto, y no solo por las momias y las pirámides, aunque mucho me temo que las primeras continuarán pernoctando en el museo Británico de Londres por los siglos de los siglos;  Egipto, es el garante de la paz en Oriente Medio, y ése, sin lugar a dudas, es el cincuenta por ciento de su auténtico potencial como nación aliada de Occidente. La derrota ante Israel en la guerra de los seis días y su sometimiento internacional y económico a los Estados Unidos, han actuado como un bálsamo en la región y una barrera necesaria e infranqueable entre Judíos y extremistas Islámicos. Siendo este punto de significación capital para Occidente en lo referente al extremo político, no debemos olvidar la importancia geoestratégica de su enclave en el mapamundi. El control del Canal de Suez es fundamental para las economías europeas que no van a estar dispuestas a dejar que la situación se precipite de manera incontrolada para que los “hermanos musulmanes” terminen haciéndose con el poder estableciendo un nuevo régimen de imprevisibles consecuencias para sus futuros intereses.

El juego político, pasa decididamente por la realización de una transición comedida que debe culminar con la celebración de unas elecciones libres y democráticas en menos de un año. Es cierto que existe el riesgo de una radicalización islamista si el proceso termina enquistándose o el ejército, que ha asumido el poder en las últimas horas tras la renuncia de Mubarak, no sigue a pie juntillas la hoja de ruta marcada por Occidente. Porque no olviden, que este estamento recibe mil millones de dólares anuales del gobierno americano para la compra de armamento y en el último discurso del Presidente Obama, como si de la palabra de Dios se tratase, exhortaba al pueblo Egipcio a la consecución de una transición democrática, ordenada y genuina, después de elogiar la revolución como un triunfo de la dignidad humana. Pero este pueblo hambriento necesita tiempo para asumir la victoria y organizarse política, económica y socialmente. Nada va a poder hacerse a la ligera ni las prisas serán buenas consejeras a la hora de ganar el futuro.

Parece que al final, las palabras pronunciadas por el nobel de la Paz Mohamed El-Baradei alentando al ejército a hacerse con el poder para liderar dicha transición y evitar una más que probable guerra civil y un inútil derramamiento de sangre, han conseguido su propósito y al “rais”, no le ha quedado más remedio que hacer las maletas y esconderse en un balneario con el rabo y la vergüenza entre las piernas.

El pueblo definitivamente ha vencido, su grito de hambre ha sido escuchado por Occidente y una mano les ha sido tendida. Esperemos que con el transcurso de los meses, al ejército no le dé por empezar a morderla, que donde hay apetito también hay sed; y la de poder, cuando se tiene entre los labios, sabido es que no conoce barreras.

© Vicente Puchol Mora 2011.

Incrédulos egipcios

febrero 12, 2011 - Posted by | Devaneos

2 comentarios »

  1. Los hermanos musulmanes nada tienen que ver con el extremismo islámico. Son una facción moderada y será necesaria su participación en el proceso de democratización de Egipto. En cuanto a todo lo demás estoy de acuerdo contigo,nada hubiera sido posible sin el permiso de Obama. Esperemos que el ejercito no termine por querer aprovechar la coyuntura y asentarse en el poder de manera indefinida. Buen articulo, mejor que muchos de los que se leen en periódicos de tirada nacional.

    Comentario por Paco López Segarra | febrero 13, 2011

  2. Magnífico artículo, una vez más hemos ahondado en la cruda realidad, es decir, que no importa que religión tengas pero sí a qué clase social pertenezcas. El rico siempre se comerá al pobre pero a veces, la historia nos ha demostrado que… Torres más altas han caído.
    Solo espero que todo el sufrimiento que han causado los hambrientos y sedientos de poder, esta vez, ganen los hambrientos de pan y sedientos de agua.
    Yo voto por la libertad civilizada, por la educación, por los principios sanos de cada ser humano y no por las imposiciones de comunistas y/o ejércitos.
    1 saludo. Chapeau.

    Comentario por montduver | febrero 18, 2011


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: