de Cabreos y Devaneos

VOLVER A MALI

A veces, las noticias más nimias, aquellas que pasan absolutamente desapercibidas o que la curiosidad y el gracejo las hace saltar fugazmente a primera plana para desaparecer a la misma velocidad con la que entraron, esconden en el fondo, la realidad más sangrante de un país que se desmorona.
Su nombre es Omar Chuick, un inmigrante Malí que llegó a Ceuta hace cuatro años en una especie de patera no más grande que un barreño y que el pasado domingo, hastiado de ver como las perspectivas de futuro se desvanecían como un azucarillo en la otrora tierra de las oportunidades, decidió saltar la valla del paso fronterizo con Marruecos, pero en sentido contrario.
Omar, decidió volver a casa cansado de esperar una patera que lo nadara a la península y que nunca llegaba por falta de dinero. Tal vez pensó no sin acierto, que para malvivir en la miseria de tierra extraña bien haría en volver donde la madre que lo parió dejó plantadas sus raíces; que para morir igualmente de enfermedad o hambre, no hay sitio mejor en el mundo que las calles donde se ha crecido.
Aunque no todo es tan fácil, y como bien sabido es que a perro flaco todo son pulgas, no vayan a creer que las que corretean por el pelaje de nuestro amigo vienen a ser moco de pavo. De entrada, o más bien de salida, los diligentes números de la guardia civil fronteriza que lo interceptaron, no le permitieron cruzar al otro lado por encontrarse en lugar no autorizado y lo despacharon custodiado por agentes de la policía nacional, camino del juzgado. Como el chico persistía en la terca intención de arrear carretera y manta hacia el sur, la arremetió contra los maderos esperando que la jueza le conmutara una pena de prisión por altercados y lo expulsara de una vez por todas de este País de pandereta. ¡Nada más lejos que Mali!, Sigue leyendo

febrero 5, 2011 Posted by | Devaneos | 5 comentarios

   

A %d blogueros les gusta esto: