de Cabreos y Devaneos

Cada semana, un nuevo artículo

LIBERALIZACIÓN DE HORARIOS COMERCIALES


Me consta que la noticia, fastidiará a muchos y regocijará a otros tantos. Así viene ocurriendo desde que el mundo es mundo y las circunstancias obligan al legislador, bien por capricho o necesidad, a tomar decisiones que afectan de manera directa al ciudadano. Sobre todo, cuando a los apellidos de la ley les precede el topónimo: “prohibir”, tan extendido y de uso común en nuestros días. Léase por doquier: prohibido fumar, prohibido rezar, e incluso cuando llegue la temporada, no faltará el consabido: prohibido torear. Más difícil si cabe, es dividir al personal cuando al vástago se le bautiza con el nombre de “liberar”, pero aún así, y en un alarde de despropósito, nuestro gobierno lo consigue.
La liberalización y consecuente ampliación de los horarios comerciales que ha propuesto el Presidente como pieza clave para la dinamización de la inversión y el empleo, ha encontrado una réplica inmediata y contundente por parte de las administraciones autonómicas en lo que consideran una intromisión del gobierno Central en sus competencias más sensibles.
Bajo la bandera del proteccionismo al pequeño y mediano comercio, comunidades como la Catalana o la Andaluza pretenden dinamitar el proyecto que a Rodríguez Zapatero se le ha metido entre ceja y ceja llevar a cabo. Por otro lado, las grandes superficies ven con ojos de plato la reforma, y ya se frotan las manos ante la posibilidad de adivinarnos deambular por sus pasillos los domingos por la tarde.
Pero realmente, ¿qué opinión tenemos los consumidores al respecto?

Parece claro que una primera reflexión egoísta nos invite a salir en defensa de nuestros derechos y necesidades básicas. A mayor competencia y flexibilidad horaria, mejores precios y comodidades. A más horas de trabajo disponibles dentro del mercado laboral, mayor necesidad de contratación. Todo perfecto y plausible. Hasta aquí la cara A del single, donde casi siempre suena la mejor melodía.
Lo jodido lo escuchamos después, cuando le damos la vuelta al disco y nos encontramos con que la filarmónica sindical, ataca los primeros compases del recorte en los derechos fundamentales de los trabajadores. Y no les falta razón porque estoy seguro que las grandes superficies, no aceptarían los números que salen en la calculadora. Tecleemos y veamos: si un Centro comercial emplea a cincuenta currantes en horario de apertura dominical permitido, la teoría nos dice que trabajan cuatrocientas horas en global; que cuando las multiplicamos por cuarenta y cuatro domingos de más, obtenemos la bonita cifra de diecisiete mil seiscientas horas anuales de trabajo efectivo esperando dueño. Por otro lado, si legalmente un empleado puede trabajar mil ochocientas horas anuales, la división nos arroja un resultado de nueve contratos y pico por Centro de trabajo que debieran hacer efectivos las multinacionales para poder abrir todos los domingos y fiestas de guardar, sin contar, por supuesto, con que ampliar a diario el horario de apertura, incrementaría el cociente de manera exponencial. ¿Ustedes lo creen?, los sindicatos, tampoco.

Una segunda reflexión nos acercaría a escudriñar en la temática social y la conciliación laboral de los trabajadores. Me ponía como ejemplo un lector, la alegría con que los comerciantes del interior acogerían la reforma cuando evidenciasen que ni el mismísimo Dios, cambiaría un planazo de shopping y cine en la Capi, por el fuet y la longaniza de un pueblecito montañés. Que sí, que el aire puro y la excursión bien valen la gasolina del finde, pero a los dos meses, cada mochuelo a su olivo y el lugareño a darle puerta a un negocio que se habrá quedado sin clientela. Entre tanto, la vida bullirá en la ciudad y uno de los cónyuges paseará a los niños por el supermercado mientras el otro, esbozará una sonrisa cómplice y continuará apilando cajas de conserva al otro lado del mostrador. Por la noche, cuando llegue a casa, ya les dará un beso aunque estén dormidos, que mañana es lunes y el madrugón para el colegio no se lo quita nadie.

Y lo más triste de todo, y si no al tiempo, será constatar como en el velero libertario del Presidente, la mitad de la tripulación trabajará los domingos de manera alterna, con el doble de tareas en sus petates y el mismo sueldo en la cartilla, mientras en la calle del paro seguirán fumando los grumetes con la esperanza demasiado lejana de embarcarse.

© Vicente Puchol Mora 2011.

LIBERALIZACIÓN DE HORARIOS COMERCIALES

Anuncios

enero 15, 2011 - Posted by | Devaneos

7 comentarios »

  1. ¿Qué es más importante, la liberalización de horarios del comercio o el respeto a los derechos de los trabajadores?. Difícil respuesta si no se permiten matizaciones.
    Primera matización: ¿Crees en tu gobierno y en el control que ejercerá por el buen cumplimiento de esta ley que piensan aprobar?. Mi respuesta es: NO.
    Segunda matización: ¿Crees que esta medida creara más empleo?. Mi respuesta es: en España y con nuestra picaresca, NO.
    Tercera matización: ¿A quién beneficia más este tipo de liberalismo comercial?. Mi respuesta es: a las grandes cadenas de suministro.
    Dice el refrán “Cuando las barbas……”, pues hazte a la idea que llegara el día en que tu harás fiesta el martes y el miércoles, tu compañera hace fiesta el jueves y el viernes, pero no has contado con que tus hijos todos esos días tienen colegio y una multitud de actividades extraescolares. En consecuencia, tu maravillosa familia tendrá tres días a la semana para arraigar sentimientos.
    Pero no te preocupes. Deja todo esa educación en manos de los maestros, que están muy comprometidos. Y tu búscate alguna distracción para esos dos días que no sabrás que hacer, pues el resto de la humanidad trabaja. Vamos que con este plan, a tu familia yo le doy 6 meses de vida.
    Pero, si consigues que tu familia no se destruya, quizá un día tengas la inmensa suerte de acudir un domingo a un centro comercial, a pasear con tu mujer y tus hijos, todos cabreados porque, comprar no comprareis nada, ya que con la bajada de sueldos no tendréis ni para pipas.
    Pero tendrás la dicha de ver como otros trabajan mientras tú te tocas los……….
    Han conseguido el proletario capitalista.

    Comentario por Jose | enero 16, 2011

  2. Trabajo en una superficie comercial y puedo asegurar que no va a suponer un incremento de las plantillas,sino que las plantillas ya existentes trabajaran algunos domingos a cambio de libranzas en días alternos de la semana. Primero libraras un lunes, luego un martes la siguiente un miercoles…Y por supuesto no habra ningún incremento salarial significativo.Por otro lado con respecto a los lunes por mi experiencia puedo decir que se puede hacer más caja por la mañana porque no hay quien compita con la sacrosanta cita del fútbol por la tarde.La consecuencia es que no vamos a ser más productivos por esta medida pero si vamos a sufrir una perdida significativa de calidad de vida.

    Comentario por exsociata | enero 17, 2011

  3. No puedo entender los comentarios cuando tenemos 4 millones de parados que estarían encantados de cubrir vuestras vacantes. Es muy facil hablar y exigir cuando se tiene la vida medio solucionada con un trabajo, pero yo que llevo dos años en el paro y no lo veo así. A mi tambien me gustaria estar hablando de conciliaciones y todo eso, en cambio aqui estoy viendolas venir mientras otros se quejan de trabajar. Yo le cambio mi paro por su puesto de trabajo a quien quiera y ya me contará alguien lo que es calidad de vida tocandose los huevos en casa todos los dias.

    Comentario por unparado | enero 17, 2011

  4. Buenas tardes:

    Nuevamente me has enganchado con tu nuevo artículo no puedo estar en desacuerdo contigo… Me siento totalmente identificada con tu forma de expresarte cuando algo te enoja o simplemente quieres que lo sepan las personas pues muchas no quieren ya ni leer prensa, ni escuchar telediarios, etc. Están cansados de la polítcia, de la economía, de la “crisis”.
    Yo Sigo apostando por el pequeño comercio ya casi inexistente; la frutería de mi barrio, la panadería, la carnicería, etc. Se están viendo obligados a cerrar, pues les es imposible competir con los grandes (Carrefour, etc.).

    Te dejo aquí un enlace que a mí, al menos, me hace sentir bien. Pues es lo que quiero.

    Nuevamente, gracias por escribir así.

    Comentario por montduver | enero 17, 2011

  5. Pues yo opino que todo lo que suponga creación de empleo debiera tenerse en cuenta. Yo también estoy en el paro y es un calvario cada dia que pasa sin ver un futuro ni a corto ni a medio plazo. Si estas medidas sirven para crear empleo sin explotar a los que ya lo tienen, bienvenidas sean, las aplaudo vengan del partido politico que vengan. Y no estoy de acuerdo con la tercera matización del comentario de Jose, no solo beneficiarán a las grandes cadenas, tambien lo harán a los comercios de barrio que defiende Montduver, unicamente es que tendrán que valorar si el las ventas de esos dias le compensan los gastos de apertura.
    Un saludo a todos, muy buen blog y excelente artículo de opinion

    Comentario por M.S.Requejo | enero 17, 2011

  6. Quiero entenderos, afortunadamente no he estado nunca en el paro. Pero no creo que esta sea la forma de solucionarlo. Como no creo en nuestros políticos, a quienes contraten para estos puestos me temo que les “colocaran” contratos y sueldos precarios. Pero si confiáis en ellos, dejadles que armonicen las tardes de futbol y los días de playa, con el horario de apertura y cierre de los establecimientos.
    Imagínate: por la mañana en la playa hasta las 13 horas en que vamos a comer.
    De las 15 a las 18 horas nos dedicamos a las tiendas, sin comprar nada, hasta que empiece el futbol.
    De 18 a 20 horas vemos el partido en el campo o un un bar. Si el bar está cerca de un parque, mejor, así los niños juegan.
    A las 20 horas nos pasamos por una gran superficie, porque “a la hora que es, compramos algo para hacernos unos bocadillos y ya estamos listos”.
    Y los que despachan en estos establecimientos, también están listos.

    Comentario por Jose | enero 17, 2011

  7. Creo que es el típico tema que uno no sabe muy bien si tomar blanco o tinto. Como consumidora y usuaria, me encantaría que el comercio abriese los domingos, cómo no. A menudo soy la última en el supermercado a las 9 de la noche del sábado con medio carrito por llenar. Por otro lado, si me pongo en los zapatos del personal de comercio, seguramente vería las cosas de otro modo. A la larga, yo creo que todo se basa en hacer las cosas bien. Hay cantidad de gremios “obligados” a trabajar domingos y festivos (personal sanitario, de limpieza, residencias 3ª edad, etc.) que llevan su vida compaginando como pueden y les dejan trabajo y descanso. Yo trabajo en una fábrica con régimen de 24 horas / 362 días al año. Opino que, si la medida se lleva a cabo, habrá que revisar y modificar convenios y salarios y, cuando se pueda, ampliar plantillas. Yo también defiendo al pequeño comercio, del que me abastezco siempre que puedo. Pero no creo que su problema sea la apertura o no en festivos de grandes almacenes. De hecho, sin haber llegado la medida, muchos ya han cerrado debido a una competencia que no pueden asumir.

    Comentario por soniagrua | enero 18, 2011


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: