de Cabreos y Devaneos

CONTROLES RUTINARIOS


Puede Usted circular! y no sé si lo dijo el agente porque había concluido su quehacer conmigo o por el tufillo malsano que empezaba a despedirse desde el interior del vehículo a través de la ventanilla. Lo cierto es que circulaba por esas carreteras comarcales de dos direcciones y rectas interminables entre las provincias de Cuenca y Albacete, cuando a doscientos metros al fondo, indefinido al principio, un punto entre el verde y amarillo emergía del arcén y se colaba en medio de la calzada. Nadie circulaba por delante y el retrovisor no me devolvió ni un alma por detrás; instintivamente empecé a frenar y fue agrandándose la figura de un agente de la benemérita que haciendo aspavientos con el brazo me invitaba amablemente a detenerme en el margen derecho del asfalto. Parece que no, pero acojona.
En un instante, el corazón se dispara y los esfínteres comienzan un irreversible proceso de relajo. Miras a un lado, miras a otro y te maldices preguntando en donde estaría ubicado el radar que te ha cazado circulando a ciento veinte cuando no puedes ir a más de ochenta en esas pistas de despegue infinito; de modo impulsivo tocas el cinturón – siempre lo llevo – no hay que preocuparse por ello y de beber a estas horas, un café con leche y agua para las pastillas, sólo son las nueve y media de la mañana y hace más de diez minutos que terminé de hablar por el móvil con el manos libres que utilizo. Apago la radio por si acaso y voy bajando la ventanilla mientras el “número” saluda militarmente y me pide la documentación. El carnet lo llevo en la cartera y no hay problema, la tarjeta de inspección no la encuentro y me desespero, mis manos tiemblan y los papeles se amontonan; el seguro que le doy está caducado y me propone comprobarlo por la emisora, al fin lo encuentro todo y la documentación está en regla, respiro. Muchas gracias, es un control rutinario, pude Usted circular; resoplo y bendigo mi suerte, arranco sin prisa pero sin pausa, no había radar.

Nos quejamos de los controles de tráfico y lo hacemos por vicio. Tal vez si pensásemos cuantas familias recibirían los lunes con las habituales cotidianeidades en vez de hacerlo en el tanatorio, quizá nuestra conciencia comprendiese que no se puede circular a mayor velocidad de lo establecido, ni bajo los efectos del alcohol o las drogas; ni sin las debidas precauciones en los adelantamientos y maniobras; ni sin las medidas de seguridad adecuadas en el interior de los vehículos y la responsabilidad de saber que no sólo es nuestra vida la que cada mañana, al sentarnos al volante, ponemos en juego. Quizá entonces, dejaríamos de temer que nos detuviesen ni en uno ni en cien controles, pero el hombre no es un ser acomodaticio que acostumbre a ser respetuoso con la ley, muy al contrario, siempre roza el límite y por lo general, en infinidad de ocasiones lo excede.

Los gobernantes europeos introdujeron el carnet por puntos que tuvo efecto sedante durante una larga temporada. El miedo hizo mella momentánea en conciencias y bolsillos, pero el enfermo se está acostumbrando con rapidez extrema a la medicación y vuelve a volar de nuevo por los andurriales de asfalto con esos caballos de acero sacados de la canción.
Tampoco le afectan las campañas publicitarias de la DGT, cada temporada más crudas, más reales, más cercanas; una llamada telefónica: Fulanita de tal, Si, soy yo, – un silencio -, Él no, la niña no por favor; y el universo que se desgarra.
Ya son ganas de engrosar estadísticas a cambio de vidas, o en el mejor de los casos, quedar postrado en la cama mirando a un techo que ya se desconcha por el paso de los años si no has tenido la fortuna de poder cabalgar para los restos una fría silla de ruedas.

Por eso creo en la necesidad de los controles rutinarios y de alcoholemia, en los radares, en las campañas de concienciación y en la vigilancia constante de cinturones de seguridad y telefonía móvil, porque aunque muchos critiquemos el afán recaudatorio de la administración, y el excesivo celo profesional de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, mil euros y ocho meses sin carnet para un infractor, bien valen para que otro conductor, pueda disfrutar felizmente de una vida.

© Vicente Puchol Mora 2010.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

noviembre 13, 2010 - Posted by | Devaneos

5 comentarios »

  1. Conozco esas carreteras de las que habla porque he vivido muchos años en Villarobledo. Caen como moscas cuando ponen los radares móviles, ya tuvo suerte usted

    Comentario por Villarobledoonline | noviembre 13, 2010

  2. Ahora parece ser que las multas se van a notificar a través de internet y no personalmente. Para ello habrá que tener DNI electrónico con chip y nuestros datos quedarán grabados permanentemente.
    ¿Una forma más de controlarnos? …
    Un saludo,

    Comentario por Agustín | noviembre 17, 2010

  3. Yo me conformaria con que lo que recaudan por multas, lo inviertan en reparar carreteras y en terminar la autovía que pasa por por aqui por Granada… y no solo eso, que eliminen los puntos negros y que estos no se conviertan en oficinas de recaudación del Ministerio de Hacienda, porque allí donde hay uno, te plantan un radar en lugar de como digo antes eliminarlo…

    Comentario por Paco | noviembre 21, 2010

  4. AMIGO VICENTE ERES UNA CAÑA, ES LA 1ª VEZ QUE ENTRO EN TU BLOK, COMO TE TENGO TODO EL DIA DETRAS, ESTA NIT TAME,UNO COSA YO PENSABA QUE AQUI SALIA ALGUNA TIA BUENA, PERO NO ES ASI, YA PARLEN

    Comentario por LORENZO | noviembre 27, 2010

  5. Amigo Vicente; eres un plasta bienpensante. En este articulito de opinión te revelas gris y aportas poco (como el sistema de atraco en los caminos éste que defiendes). Voy a consultar blogs menos necios.

    Comentario por Skrotto Kotto | noviembre 28, 2010


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: