de Cabreos y Devaneos

Cada semana, un nuevo artículo

UNIVERSITARIOS ¿PRE-OCUPADOS?


Incertidumbre. Con esta palabra, pretendía reflejar la situación actual un estudiante universitario en el interesantísimo artículo que había colgado en su blog a principios de semana.

En él, se cuestionaba abiertamente el futuro para una generación, la suya,  a la que veía profundamente desencantada, insegura y frustrada ante el actual y desolador clima económico y político del País. Según su criterio, la incertidumbre causada por el descalabro social en el que se ven inmiscuidos, arrastra a la juventud a desafectarse de su entorno con el consiguiente repunte en el fracaso escolar por defecto, y la temida fuga de cerebros, por exceso. Terminaba su reflexión dejando suspendidas en la red cuatro preguntas para quien pudiera, o supiera responderlas: ¿Que deben hacer ante la coyuntura actual todos estos hombres y mujeres que se dejan los codos en nuestras Universidades y no saben hacía donde están dirigiendo verdaderamente sus esfuerzos? ¿Esperar con los brazos cruzados a que vengan tiempos mejores? ¿Intervenir de inmediato dentro de sus posibilidades?, y lo que es más intricado si se decide actuar, ¿cómo hacerlo?

Verdaderamente son cuestiones de difícil respuesta si no somos capaces de ver más allá del presente y despejar el humo que ahora mismo nos ciega los ojos al futuro. Hay que aceptar de una vez por todas, que vivimos en un mundo globalizado en donde un simple rumor en el mercado de futuros de Chicago, puede hacer temblar los cimientos económicos de un país al otro lado del mundo. Las nuevas tecnologías han revolucionado la sociedad y las movilizaciones anti-sistema, que tan hondo calan cuando se cumplen los veinte y es de hormonas revelarse contra todo, han resultado ser con el tiempo, un estrepitoso fracaso.

La romántica idea de caminar el futuro en la tierra que nos vio crecer, debe quedar desterrada si aceptamos subir en el tren del progreso, por eso, no debiera preocuparnos en exceso la desafección de nuestros jóvenes con el entorno ya que muy pronto, el ser Español, Francés o Alemán no será más que una mera anécdota de nacimiento y la movilidad se convertirá, si no lo es ya, en la primera exigencia de las ofertas de empleo.

Los hijos volarán sin dudarlo a donde encuentren trabajo, cambiarán la filosofía de la casa en propiedad, tan arraigada en las generaciones de los últimos treinta años, por el alquiler de usar y tirar; quizá vuelvan a casa por Navidad como los del anuncio o utilicen el Skype para felicitarnos, lo que es seguro es que cada segundo a su lado, valdrá su peso en kilómetros y petróleo.

Ese será el futuro que ya empieza a fabricarse en este presente, pero ganarlo no podrá hacerse de manera gratuita, los universitarios de hoy deben estudiar sin descanso para presentarse en la línea de salida excelsamente preparados. No importan que frutos se recojan al final del camino, lo que realmente deben pensar, es que estarán en condiciones de poder recolectarlos sin precisar la ayuda de escaleras que muchas veces nunca llegan ni al pie del árbol.

La globalización no entiende de ignorantes e ineptos. En un sistema productivo basado en el conocimiento, los de ese grupo serán carne de Ere, como ya vaticinaba el ministro de Educación hace unos días y quedarse atrás, será firmar un acta de defunción profesional anticipada.

Las empresas, los ejércitos e incluso los Estados, se han dado cuenta de que necesitan fusionarse para optimizar recursos y aligerar estructuras, compartir gastos y en definitiva, ganar la batalla de la competitividad; y eso se traduce en una menor oferta de empleo pero a la vez, la necesidad de que éste sea mucho más cualificado.

La juventud universitaria que tiene la suerte de haber empezado a contar con el denostado y globalizado “Plan Bolonia” para formarse, tendrá la oportunidad de adecuar sus planes de estudio a las salidas profesionales que le demande la sociedad. Ya no habrá excusas ni falta de oportunidades, y aunque muy probablemente los empresarios continúen buscando afanosamente mano de obra barata y preparada, no será menos cierto que en unas circunstancias económicas como las actuales, solamente las personas capacitadas tendrán acceso a la consecución de empleo no precario.

Indefectiblemente, vuestros padres os han regalado una situación económica complicada con la que tendréis que lidiar; atrás quedaron los años de bonanza y es lógico que intuyáis un futuro borrascoso, pero quien dijo: miedo, cuando tenéis en el andén el tren del futuro con las puertas abiertas y una enorme biblioteca en su interior.

Estoy plenamente convencido que todas vuestras preguntas y desvelos solo pueden tener una única respuesta: Estudiar, creer en el futuro y ganarlo a base de esfuerzo, sólo así podréis adecuar el mundo a vuestros conocimientos, que no es cambiarlo, pero es el punto de partida.

Vicente Puchol Mora 2010.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Anuncios

octubre 1, 2010 - Posted by | Devaneos

4 comentarios »

  1. Hola a todos!!! Yo no tuve opción de poder ir a la universidad, y siempre fue mi espinita. Hace 10 meses conocí una universidad diferente, estoy adquiriendo conocimientos de varias carreras, estoy haciendo prácticas, y cuando me licencie, tendré un sueldo asegurado de por vida y dos generaciones más.
    No me cuesta dinero, aunque si invierto el tiempo que voy teniendo (tengo dos hijos) no pierdo nada y el único requisito es que seas una persona comprometida, o sea, que no diga que si, a los dos meses que no, a los cuatro que si.
    Ya empiezo a tener pequeños ingresos, aunque de lo que más me enorgullezco, es del gran avance personal que he tenido, mi vida ha mejorado 360grados, mis relaciones con los demás, mis conocimientos, es tan completa esta universidad que no la cambio por ningún trabajo que me ofrecieran ahora. Mi carrera es EMPRESARIA DEL SIGLO XXI.
    Gracias por haber dedicado vuestro tiempo en leer estas palabras, Feliz Año!!!

    Comentario por Ana Fernandez | enero 5, 2011

  2. Hola Ana Fernandez, ya me dirás en que Universidad se estudia esa carrera de EMPRESARIA DEL SIGLO XXI, yo tambien quiero empezar a cobrar con 10 meses de estudio. Llevo toda mi vida estudiando y todavía no he cobrado un euro. Feliz año a todos

    Comentario por Gus Ródenas | enero 5, 2011

  3. Pues yo sigo viendo el futuro muy negro y no creo que salgamos de la crisis antes del 2015 y para entonces, ya tendré más de treinta y mis padres me habrán echado de casa. Porca miseria.

    Comentario por Santi Iraoiz | enero 7, 2011

  4. Mis dos hijas están en la situación que describe el artículo. Peor aún la que tiene una licenciatura y varios postgrados que la que hizo un módulo de FPII (muy buenos, por cierto). Van de ETT en ETT y como mucho, a cuidar niños. Mi propuesta es un nuevo contrato, similar al de relevo: “RELEVO DE HIJOS A PADRES/MADRES”. ¿Cómo es posible que yo tenga que estar hasta los 67 ó 70…y mis hijas sin trabajo, o, en el mejor de los casos, de cajera en un Hiper o de teleoperadora?.

    Comentario por Sonia | enero 8, 2011


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: