de Cabreos y Devaneos

Cada semana, un nuevo artículo

BAÑISTAS ANÓNIMOS


Perdonen que me asome a sus ordenadores en plenas vacaciones estivales, pero créanme si les digo, que no era mi intención asaltar su descanso y mucho menos, soliviantar el mío; de hecho, me hallo en estos momentos disfrutando de unos merecidos días de sol y playa en la Manga del mar Menor al sudeste de la provincia de Murcia. El caso, es que a mí con la escritura me sucede lo mismo que a los pintores con el arte, lo lleva uno en la sangre y en cualquier momento o situación pueden acudirle las musas, y si éstas se presentan a la cita en top-les, entenderán ustedes que me es imposible no escribir sobre ellas de inmediato.

La descubrí emergiendo de una sombrilla y dirigiendo sus carnes hacía el garito playero en donde me estaba ventilando una pinta de Guinnes a las doce y cuarto del medio día. Como soy hombre de fuego y pocas aguas, entretengo los baños de sol con exhaustos paseos a la orilla del mar entre la toalla y la barra; no privando a mis RayBan del espectáculo que ofrecen a esas, y a todas horas, las féminas tendidas en la arena.

Conforme se iba acercando ya dejaba entrever sus intenciones primarias. No podían tener otra explicación esos saltitos al galopar sobre una arena inopinadamente tibia a esas horas. Decididamente, la señora en cuestión se dirigía como posesa a aliviar los esfínteres en el cuarto de baño del susodicho garito en el que me encontraba. Nada anormal si como poco, se hubiese acompañado la excursión con una coca-cola o un paquetito de papas al salir, por aquello de compensar el uso particular de urinarios privados; pero no estaba la mocetona por la labor, ni por esa, ni por la de cubrirse  las ubres con algo apropiado. Al parecer, el apretón la cogió de improviso durante el tueste de su rollizo muslamen y emprendió, con su diminuto neceser, una carrera a teta suelta sorteando niños, sombrillas, cubos y rastrillos, en pos del inodoro.

Al cabo de unos minutos interminables, salió sonriente caminando sin prisa, como gustándose en los medios de una especie de paseo marítimo que no llega a serlo y sin embargo, está atestado de viandantes en bermudas y pareos que entran o salen de la playa. Sólo una estridente visión rompía la armonía mañanera del lugar, esos voluptuosos pechos que hubiesen hecho las delicias de Fellini y que volvían a ingresar en la arena donde su recreo al aire, resultaba menos incómodo.

Esa reflexión puso en guardia mi conciencia de inmediato. ¿Existe algún artículo en la ley de costas que permita despechugarse en la playa sin que tal acción pueda considerarse un escándalo público, o simplemente asumimos el hecho como una costumbre de la que somos cómplices y la gran mayoría de la veces, causantes? Conste que si por mí fuera, iríamos todos en pelotas y únicamente por su carácter preventivo, estaría autorizado el uso de gafas, gorras, chancletas y cuando la ocasión lo requiriese, preservativos; pero no es el caso por desgracia.

Las personas, tendemos a perder el pudor cuando nuestros pies acarician las arenas playeras, en ese momento, dejamos de ser individuos identificados para convertirnos en bañistas anónimos y ese status, parece conferirnos una absoluta libertad para el despelote. La línea imaginaria entre ambos la trazaríamos en el linde del asfalto. Si miramos al mar cazamos la carne del prójimo, si lo hacemos a la montaña, pescamos un resfriado con estos calores y tanta ropa.

Y yo que soy un desprevenido y me he dejado en casa el Frenadol, todavía y por precaución, no he podido apartar mi mirada de las olas.

© Vicente Puchol Mora 2010.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Anuncios

agosto 6, 2010 - Posted by | Devaneos

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: