de Cabreos y Devaneos

Cada semana, un nuevo artículo

FIN DE FIESTA

Parecía hasta gracioso. Les vi por última vez semidesnudos y ensangrentados con el cuerpo derramado sobre las baldosas de la plaza de toros de Valencia en la feria de San Jaime. Era viernes y las manecillas del reloj de la estación apuntaban las seis de la tarde. El trajín de gente que la acera despedía o recibía a su lado, se tornaba incesante por minutos, cada cual a sus cosas, sin reparar en nadie, con el pensamiento quizá en las vacaciones y las piernas perseguidas de avispas hasta el portal de sus casas. Sin embargo, aquellos activistas permanecían quietos, impasibles, como muertos que nada respiran y todo lo atraen.

Detrás de ellos dos pancartas y algunas fotografías hablando de tortura y crueldad, frente a cultura y tradición.

Enfrente, las risas de los abonados al tendido de sombra, miradas furtivas e indiscretas mas allá de un torso desabrigado, alguna palabra malsonante, pero sobre todo, indiferencia. Esa desidia de quien se cree en la bandería de una colectividad infranqueable y al que las minorías se la traen al pairo.

Pero esta vez, la camarilla anti-taurina parece haberse levantado del suelo y como fantasmas sanguinolentos, se han despojado de las banderillas negras para derribar por trece votos, el muro acomodaticio de los aficionados de puro y copa.
Sigue leyendo

Anuncios

julio 31, 2010 Posted by | Devaneos | 7 comentarios

   

A %d blogueros les gusta esto: