de Cabreos y Devaneos

¿NOS HACEMOS UNAS FLOTILLAS?


Me gusta mojarme en mar abierto, aunque puedo asegurarles que nunca aprendí a nadar.

Tal hazaña, se la debo al hecho de haber nacido y crecido en un pueblecito costero de la provincia de Valencia que a diferencia de las tierras del interior, donde solo existen piscinas en las que no haces pie, tenemos aquí el privilegio de acercarnos a la playa y bracear malamente, hasta el confín en donde cubre.

Pero hoy voy a zambullirme, con el flotador del patito, en las tibias aguas internacionales a doscientas millas de la franja de Gaza.

Por supuesto que no voy a justificar la acción armada del ejército semita, faltaría más!!,  un solo muerto ya es mucho, imagínense nueve; pero tampoco mi bañador va a caer preso de la falacia libertaria de los shahedd (mártires) de Alá.

A Israel la pierden las formas, con el puñetazo en la mesa no se avanza en el proceso de paz, si es que todavía se pretende, pero se le da un serio aviso al mundo de quien manda en las trincheras fronterizas con el extremismo Islámico;  por contra, al pueblo Palestino lo pierden las facciones militaristas de Hamas cuyo objetivo último, es la aniquilación de la Nación Judía y su retirada total de los territorios ocupados.Han leído bien, ocupados por asentamientos Hebreos, que durante décadas y cientos de muertos civiles, se han pasado por el forro del Talit el Plan de Partición de Palestina acordado por las Naciones Unidas en 1947 y que tras diversas incursiones militares en estos últimos sesenta años, han terminado anexionándose por las bravas.

Dirimir ahora si fue antes el huevo o la gallina, sería como entrar en un círculo vicioso del que nunca se va a poder salir y a muy pocos gerifaltes interesa;  la situación en Oriente Medio es la que es y está como está, tanto si nos gusta como si no, e intentar resolverla, o forzar un nuevo éxodo bíblico del pueblo Hebreo principiando como punto de partida una “flotilla” enmascarada con ayuda humanitaria, es como para echarse a llorar.

A nadie escapa, que los más de quinientos activistas que abarrotaban los seis navíos “libertarios” en pos de quebrantar el bloqueo Israelí en la franja de Gaza, han sido burdamente utilizados tanto por las autoridades Turcas, como por los dirigentes de Hamas a los que les ha venido de perlas la furia de Netanyahu, ya que en los últimos tiempos, habían perdido músculo internacional ante la organización palestina de Al-Fatah que controla Cisjordania.

¿A que viene entonces hablar de ayuda humanitaria cuando existen corredores de libre tránsito para ello?. Lo que realmente se pretendía, era algo así como una “marcha verde” que de haber llegado a buen puerto, hubiese justificado atestar el Mediterráneo con cientos de buques “humanitarios”, miles de activistas comprometidos con según qué causas, y por supuesto, cientos de terroristas de Ezzeldin Al-Qassam, brazo armado de Hamas y primos hermanos de Al-Qaeda. Si, esas almas cándidas que volaron por los aires los trenes de Atocha.

Y al llegar a este punto… con la media luna hemos topado.

En primer lugar el silencio de Europa, ya sabemos que Alemania tiene mucho que callar en esta partida de poker; e inmediatamente después,  las tibias declaraciones Americanas instando a una investigación de los hechos según los estándares internacionales; si a ello sumamos  la consideración de Hamas como organización terrorista, dejan la pelota y los muertos en el tejado de Turquía, promotor e instigador de esta “flotilla” , que pretendía por el sur, después de pasar a saco por Chipre, liberar el Estado de Gaza de las manos opresoras Judaicas, mientras por el norte, impide a fuerza de bombas y genocidio, la creación del Estado independiente del Kurdistán.

Tiemblo al pensar que este País, de doble rasero moral, todavía forme parte de la Otan y continúe siendo miembro de la Unión Europea Occidental

¿Van a ir también todos estos “activistas” que han llegado hoy a sus países de origen enarbolando banderas Palestinas, a defender los derechos del pueblo Kurdo?

Miren, yo no se ustedes, pero paso de subirme al barco y mucho menos al helicóptero. Me voy con el flotador del patito rumbo al Mármara, pero a la discoteca que hay en los bajos del Eurobuilding en Madrid, quizá allí encuentre a Torrente y entre copa y copa, podamos reírnos de todo y hacernos tranquilamente unas “flotillas”, porque lo demás, sinceramente no hay quien lo aclare.

© Vicente Puchol Mora 2010

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

junio 16, 2010 - Posted by | Cabreos

Sorry, the comment form is closed at this time.

A %d blogueros les gusta esto: