de Cabreos y Devaneos

DEMASIADAS MARTAS MÁRTIRES MUERTAS

Tuve la suerte de nacer mosca en vez de habitar un cuerpo de hormiga, porque gracias a ello, en el último instante pude batir las alas y volar hacia el techo mientras los cabellos de Marta, llegaron casi a rozarme antes de que su cabeza estallara contra la pared y su esbeltez cayera a plomo en el suelo mientras un reguero de sangre lo cubría todo.

Las manos de Esteban aflojaron la presión que ejercían sobre el cuello y la fueron acompañando en el desvanecimiento; todavía le asestó una patada en el vientre mientras le profería improperios, pero ya no hubo la reacción que esperaba, el cuerpo de Marta se encontraba inerte y volvió a la carga con un segundo puntapié y más insultos, también hubo un tercero y de súbito la calma, el efecto del alcohol y las drogas remitió por completo y poco a poco pudo volver en sí.

Sigue leyendo

junio 16, 2010 Posted by | Devaneos | 8 comentarios

¿NOS HACEMOS UNAS FLOTILLAS?

Me gusta mojarme en mar abierto, aunque puedo asegurarles que nunca aprendí a nadar.

Tal hazaña, se la debo al hecho de haber nacido y crecido en un pueblecito costero de la provincia de Valencia que a diferencia de las tierras del interior, donde solo existen piscinas en las que no haces pie, tenemos aquí el privilegio de acercarnos a la playa y bracear malamente, hasta el confín en donde cubre.

Pero hoy voy a zambullirme, con el flotador del patito, en las tibias aguas internacionales a doscientas millas de la franja de Gaza.

Sigue leyendo

junio 16, 2010 Posted by | Cabreos | Deja un comentario

MATAD QUE OS ABSUELVO

Créanme si les digo, que hubiese preferido caminar este blog relatándoles un devaneo entre zancada y respiro, que constatar resignado cómo han sido realmente los cabreos, que a puntapiés, han terminado por abrirse paso en la niebla y guiar estos dedos como posesos en el teclado.

“Muerte, venganza, matad que os absuelvo” le hizo gritar Neruda en su poema “Las Agonías”, a Fray Vicente Valverde, primer obispo de Cuzco y acristianador del Inca Atahualpa, poco antes que las tropas de Pizarro descendieran sobre Perú como una brasa negra de muerte.

Según la leyenda, esto aconteció en el año del Señor de 1532 en Cajamarca, que para los poco avezados en lides geográficas, se trata de una ciudad norteña en plena cordillera Andina con escasos 300.000 habitantes censados en la actualidad.

Sigue leyendo

junio 16, 2010 Posted by | Cabreos | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: