de Cabreos y Devaneos

Cada semana, un nuevo artículo

SOLEADO EN EL RESTO


De tener que elegir: me surgían dudas acerca de que la decisión fuera quedarme en donde estoy o vivir siempre en “el resto”. Ese lugar donde cada mañana luce el sol y ninguna nube radiactiva, ni de las otras, se otea en el horizonte tanto por levante, como por poniente. Ese lugar infestado de molinillos cuyas aspas giran sobre su eje mecidas por el cálido viento, y en donde extensos latifundios de placas solares, van contoneándose al compás del recorrido del sol. Un lugar donde no existen coches, ni radares, ni señales de a ciento diez. Un lugar donde las vacas, pacen cansinamente por campos sin labrar esquivando las torres y estructuras fotovoltaicas que les proporcionan la poca luz que necesitan, porque la sobrante, es vendida al primer mundo con el único propósito de costear las necesidades básicas del submundo imaginado. Un lugar donde las fábricas, dejaron hace mucho tiempo de cobijar los salarios de mujeres y hombres, que pasean hoy por sus calles dibujando el ocio en cada esquina, en cada taberna de cazalla y absenta porque no hay dinero para más, y maldita la falta que les hace, que los billetes se esfumaron a tierras de nucleares en donde sus futuros habitantes malformados, convivirán bajo lluvias de plutonio enriquecido y noches de eternas nieblas que lo engullirán todo.

En ese primer mundo es donde tampoco tenía claro que mis huesos, o los de mis nietos, tuvieran que ir a parar en los decenios venideros. Porque imaginarán ustedes, que una sociedad en donde todos sus habitantes pululen felizmente por la calle ataviados con mascarillas y batas de plomo, ofreciendo al fotomatón la misma cara de esperpento radiactivo, no es de dulce convivir. Pero tenemos que pensar sin lugar a demasiadas dudas, que estamos abocados a caer entre sus fauces si no atendemos al pilotito de alerta que se nos acaba de encender con todo este desastre radiactivo que se nos viene encima desde el país del sol naciente – escrito con retintín y leído con sorna, dicho sea de paso – .

Y es que en el mundo que de momento nos ha tocado vivir: En el que viajamos en automóviles de cuatrocientos caballos y nos atontamos delante de pantallas televisivas de cuarenta pulgadas mientras damos fe de nuestra existencia en dispositivos móviles de doscientos gramos conexionados a veinte megas de fibra óptica; no hay lugar para mediocridades panfletistas de “Nucleares no, gracias”. Definitivamente, la energía de fusión es necesaria para la subsistencia de la sociedad que demandamos y cada día que nos pasa, estamos más esclavizados de ella.

La putada para el primer mundo es que no pueden construirse centrales nucleares en el tercero e importar desde allí la energía; que para estas cosas, quienes quieren polvo tiene que revolcarse en su era y no joder en la de enfrente, que si no, ya me dirían qué carajo les iban a importar a los gobernantes de esta sociedad, los accidentes y fugas radiactivas en el África Central.

Lo lógico, sería un planeta sostenible en donde diéramos prioridad a las posibilidades energéticas renovables, y que las carencias de suministro fueran suplidas por las nucleares. Claro que para pensar en esta utopía, tendríamos que cambiar desde este mismo instante nuestro modus-vivendi y olvidarnos para siempre, por poner sólo dos ejemplos: de vehículos eléctricos o la industrialización de los países emergentes.

Y aquí es donde me he planteado hacer las maletas porque lo he visto todo tan negro como un día de furiosa lluvia y abundante aparato eléctrico. Decididamente, no quiero vivir este infierno de contaminación nuclear que asolará el mundo. Yo prefiero irme lejos, a ese lugar que anunciaba la meteoróloga en el telediario de ayer y que nadie sabe dónde se halla: “Mañana sufriremos abundantes precipitaciones radiactivas en todo el planeta, pero no se preocupen porque como cada día, continuaremos disfrutando de tiempo soleado en el resto”.

 

© Vicente Puchol Mora 2011.

SOLEADO EN EL RESTO (PDF)

About these ads

marzo 26, 2011 - Posted by | Cabreos

6 comentarios »

  1. Hola,
    me gusta tu mordaz entrada. Solo una pequeña corrección: en la frase ‘Definitivamente, la energía de fusión …’ debería poner fisión. Creo que con el pollo de la fusión de las barras (que al ser un meltdown habría que traducirlo por ‘derretimiento’) se te han cruzado las dos palabras.

    Comentario por Luis | marzo 28, 2011

  2. pues no listo se dice de las dos maneras fusion o fision!! intelectual

    Comentario por chismeloco | marzo 30, 2011

  3. Tiene razón Luis. Una cosa es la energía de fisión (de la división o ruptura de un núcleo atómico) y otra la de fusión (de la unión de dos núcleos). Son dos reacciones nucleares completamente diferentes. Un paseo por wikipedia puede saciar tu curiosidad al respecto.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Fusi%C3%B3n_nuclear

    http://es.wikipedia.org/wiki/Fisi%C3%B3n_nuclear

    No faltes al respeto a otras personas sin saber de qué hablas porque puedes quedar retratado.

    Comentario por cesquet | marzo 30, 2011

  4. as vezes tudo que queremos é uma chance para poder fugir para outro lugar onde tudo seja diferente..

    Comentario por Valentina | marzo 30, 2011

  5. “La putada para el primer mundo es que no pueden construirse centrales nucleares en el tercero e importar desde allí la energía.”
    Magnífico.

    Comentario por Anónimo García | marzo 30, 2011

  6. Hace ya un montón de días que mi mujer, léase esposa, me envió un enlace a tu articulo, y he terminado de leerlo en este momento.

    Yo soy de formación eminentemente técnica, mucho menos literario, casi mejor puedes leer mucho menos poético, pero coincido contigo en el análisis que haces de la situación. En la necesidad de no demandar la energía como si esta pudiese ser comprada con el crédito de nuestro planeta, una deuda contraída esta, que por cierto, no pensamos pagar nosotros.

    Y sigo dale que te pego con mis panfletitos, como este que te estoy escribiendo. Sin un ápice de rubor en las mejillas, sin despeinarme siquiera ante la obcecación y la ignorancia manifiesta de esta sociedad hipnotizada por las pantallitas de 40″, o mas. :-) Ah! y de los dichosos móviles de ultima generación, repletos del sudor y la sangre de algún país del tercer mundo, que esos parecen ser de Marte, a juzgar por lo poco que sabemos de ellos.

    Bueno, que no me quería desviar. Estaba con la idea principal que estos días rondaba con mas fuerza mi cabeza, y por la que supongo, mi compañera del alma me envió tu articulo “soleado en el resto”.
    Nucleares no, gracias. Así de simple. Tan simple como los poderosos intereses que se oponen a que podamos declinar su amable invitación a una fiesta, en la que somos el plato principal.

    La simple consciencia de querer evitar el peligro, y la consecuente desolación que nuestra carrera hacia el infierno acarrea, frente al simple y puro egoísmo irracional del que pretende llenar su barriga sea como sea. Pero llenarla bien eh!, nada de medianías, que la industria nuclear paga bien a sus secuaces. Menos mal que como bien dices, nos tenemos que revolcar en el polvo de nuestra propia era, y no como en tantos otros casos de nuestra reciente edad industrial, endosarselo al vecino. Al vecino pobre, para mas señas.

    Como te decía al principio que soy mas bien de palabras cortas, me he dedicado a ver si es posible encontrar ese lugar soleado del que hablas. Y ya que como te decía también, mi formación es básicamente técnica, estoy intentando casar los aspectos técnicos con los medioambientales. No es tan difícil si lo que se persigue no es el beneficio propio o de tu empresa, y sí el bien común. Esa cosa tan básica y tan interesadamente olvidada en nuestra sociedad, en favor del individualismo.

    Hoy por hoy tengo funcionando en mi casa una micro instalación solar y eólica, podríamos llamarle experimental, ya que sirve para probar nuevos equipos y su utilización practica, pero no me gusta hacerlo así ya que implica, para muchas mentes, tacharla de cosa muy “mona” pero sin aplicación real. Desde ella pretendo encontrar ese lugar soleado donde los consumos innecesarios, esos que nos llevan a depender de la energía nuclear, son borrados del mapa de necesidades energéticas en mi familia. Un lugar simple, donde se aplica la tecnología al servicio de las necesidades de los habitantes de la casa y no al sevicio de las necesidades de las compañias que monopolizan la generación y el transporte de la electricidad.

    Todo esto y algo mas, no esta en el parnaso de la mitología, ni en el de los poetas y literatos, ¡faltaria mas! ya quisieran algunos que así fuese. Lo tienes cerca de Puzol, aunque no se si tu residencia actual sera esa. Hablamos de un piso normal y corriente dentro del casco urbano de un pueblo vecino. Algo que por lo que conlleva de descentralización de la producción de energía eléctrica, produce unos repentinos y fuertes dolores de estomago a los directores de todo este cotarro energético que tenemos montado en España.

    Si quieres ver a quienes me refiero y dispones de tiempo suficiente, puedes ver http://www.estafaluz.com en caso, claro, que no la conozcas ya.

    En fin, te lo digo para que no hagas las maletas hacia ninguna parte. Si quieres, puedes ver en nuestra casa, un ejemplo de ese lugar donde esta al menos la esperanza de un futuro. Un lugar que desmiente muchas de las mentiras sobre la energía solar, y que por mucho repetidas, mal que les pese, se niegan obstinadamente en tornarse verdades. Simplemente un lugar real.

    Quedas pues formalmente invitado a asomarte a lo que podría ser un futuro esperanzador.

    Un cordial saludo.

    P.D.: Por supuesto que hago la invitacion extensiva a cualquiera que este interesado en este tema. Mi correo es cienmeigas@gmail.com

    ——————————————-
    Recicla kilovatios, el sol tira un montón cada día.
    ——————————————-

    Comentario por Brujas | abril 17, 2011


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: